Cómo pintar las puertas metálicas

//Cómo pintar las puertas metálicas

Las puertas metálicas son robustas y requieren de un cierto mantenimiento estético de vez en cuando.  Para protegerlas, estas necesitan de una buena capa de pintura y es que el metal, que está expuesto a todo tipo de climatología, puede llegar a oxidarse y por tanto debilitarse su estructura.

¿Cuál es el momento más adecuado para pintar las puertas metálicas?

El momento perfecto es cuando la pintura se salta o cuando se raya o se desgasta la puerta. Además, y por cuestión aún más estética, podemos pintar de nuevo la puerta metálica cuando el exterior de nuestra vivienda ha sido pintado con un nuevo color y necesitamos que combinen de la mejor manera posible.

Con un buen trabajo de pintura, la puerta metálica se verá atractiva por mucho tiempo y hará que toda tu casa se vea mejor.

Puertas metálicas, cómo pintarlas

El hecho de pintar una puerta deteriorada no consiste en esconder la suciedad bajo capas de pintura ya que lo único que se conseguirá es crear una costra que a la vista quedará fea y dará el aspecto de una puerta no sólo deteriorada sino mal cuidada.

Para que esto no ocurra y tu puerta metálica exterior pueda lucir una buena apariencia, lo primero de todo será sanear la estructura mediante un cepillado que eliminará el óxido y las partículas sueltas. A continuación, se aplicará sobre las soldaduras pintura de galvanizado en frío y una vez seca, se aplicará una imprimación sobre la zona cepillada. Finalmente, se pintará la puerta metálica según las especificaciones del fabricante.

Para pintar de nuevo la puerta, hay que tener en cuenta el tipo y el color que tenga ya que dependiendo de esto se necesitará un tipo de pintura distinta.

2019-01-21T20:34:46+00:00